10 “TIPS” Y CONSEJOS PARA CORRER MÁS Y MEJOR

Todos queremos correr mejor, no importa cuál sea nuestro nivel competitivo actual, siempre buscamos aquellos pequeños detalles que pueden marcar la diferencia y hacernos mejorar un poco más nuestras marcas personales. Correr es un movimiento complejo en el que interactúan todas las partes del cuerpo, y cada cuerpo es diferente. Pero ¿qué es exactamente aquello en lo que podemos poner atención para obtener mejoras seguras? Aquí les damos 10 consejos para cada vez poder correr más y mejor.

  1. PULIR NUESTRA TÉCNICA

La técnica es un factor de suma importancia a la hora de querer mejorar nuestra carrera y de querer poder hacer más kilómetros. En la carrera debes sentirte ligero, cómodo y equilibrado. Entre más eficientes podamos llegar a ser, más sencillo será ir más rápido y desplazarnos más distancia. Aunque es verdad que todos pueden correr, no todos cuentan con la información necesaria para poder entrenar técnicamente bien. Aunque puede parecer sencillo, al correr y entrenar para pulir nuestra técnica, es necesario concentrarnos en cada parte de nuestro cuerpo de cabeza a pies. La pelvis es el centro del cuerpo, fundamental tener flexibilidad y fortaleza en esa zona. No lleves la cabeza hacia atrás, utiliza la energía de la gravedad, inclínate unos cms hacia el frente, no aprietes las manos, relaja los hombros, tu pisada debe caer en el suelo justo en el centro ni muy atrás ni adelante, minimiza el tiempo que tu pie está en el suelo, utiliza la parte frontal-metatarso pata aterrizar y despegar, y no balancees el tronco exageradamente, son algunas de las claves de una buena técnica, sin entrar en detalle a describir el método Pose que es mi preferido y utilizado. Práctica como si estuvieras marchando, rodillas arriba!!

  1. CONTROLAR NUESTRO PESO

Todos hemos sentido alguna vez esa sensación de que nos cuesta trabajo avanzar mientras corremos, o de sentirnos pesados y con necesidad de hacer mucho esfuerzo para un pobre resultado. E peso juega un papel fundamental a la hora de querer mejorar nuestras marcas. De acuerdo a muchos estudios, se ha calculado que por cada 1% de extra peso corporal, nuestros tiempos aumentan en la misma proporción. Es decir, si un atleta que pesa 60kg y corre a 6’/km baja un 3% de su peso (baja a 58kg), su mejora en la carrera sería bajar su paso por kilómetro a 5’49’’. Con el mismo esfuerzo y entrenamiento has podido disminuir 11 segundos/km!! Sin embargo, hay que tomar en cuenta que bajar demasiado de peso tampoco es bueno ni perder músculo corporal, ya que se pierde también fuerza, y no servirá de nada estar ligeros sino contamos con la fuerza necesaria. Es por esto, que es necesario CONTROLAR nuestro peso, y lo mejor es mantenernos constantes. Y si es necesario perder grasa, es mejor hacerlo progresivamente para darle tiempo a nuestros músculos irse acostumbrando, o dejarte aconsejar por nutriólogos especialistas.

  1. DESCANSAR Y RECUPERAR LO SUFICIENTE

Si queremos mejorar y ver progresos en nuestro desempeño a la hora de correr, es necesario permitir que nuestro cuerpo se regenere. Con descanso nos estamos refiriendo a dormir lo suficiente cada día, y también a dar un día de descanso (puede ser descanso activo) a la semana. Cuando no dejamos que nuestro cuerpo se regenere, lo hacemos propenso a lesionarse o a enfermar. Hay que recordar que cada vez que llevamos a cabo un entrenamiento, nuestro cuerpo (músculos, tendones, articulaciones, etc) sufren cierto daño y desgaste, por lo que es fundamental permitir que se regenere adecuadamente. Si no lo hacemos, además de lesionarnos o enfermarnos, lo que sucederá es que no progresaremos, sino más bien, crearemos un efecto de estancamiento, lo que puede ser frustrante.  El descanso permite al cuerpo adaptarse a los entrenamientos para así ir mejorando día a día, además de que también permite restaurar nuestros niveles de glucógeno, fundamentales para el buen rendimiento.

  1. ALIMENTARNOS CORRECTAMENTE

El no prestar la debida atención a esta aspecto, provocará muy seguramente lesiones, enfermedades, y al igual que el descanso, un estancamiento o hasta una baja en nuestro desempeño. Al cuerpo, al igual que un auto, hay que darle gasolina, pero tampoco se puede esperar a dársela una vez que ya se ha acabado, sino lo que provocaremos será que nuestros músculos no se desarrollen y que al contrario, se coman a sí mismos. Hoy en día, para los ritmos de vida tan agitados, existen suplementos alimenticios específicamente para deportistas, que te darán la oportunidad de darle a tu cuerpo lo que necesita en el momento adecuado y sin tantas complicaciones como ponerte a cocinar. Los shots de aminoácidos de Sponser son un ejemplo de esto. Con éste innovador producto, podrás darle a tu cuerpo al instante de haber terminado entrenamientos desgastantes, la cantidad necesaria de proteína para que se regenere y recupere de tal forma que tu entrenamiento haya sido productivo y no destructivo. Aunque estos productos NO reemplazan las comidas normales, si ayudan de manera extraordinaria a mejorar nuestro rendimiento.

  1. TENER RETROALIMENTACIÓN

Hasta los atletas de más alto nivel cuentan y necesitan de cierta retroalimentación para poder corregir y mejorar. No sólo para cuestiones de la elaboración de un programa de entrenamiento, sino también para hacer modificaciones en éste de acuerdo a nuestro estilo de vida y planes personales. Es necesario contar con alguien que nos guíe y nos corrija cuando sea necesario. Nunca nadie ha llegado a la cima por sí sólo. Busca a alguien que te brinde confianza y en quien confíes para que te ayude a mejorar, en todos los aspectos (alimentación, entrenamiento físico, entrenamiento mental, técnica, etc.).

  1. HACER EJERCICIOS TÉCNICOS CONTINUAMENTE

Correr es un arte que requiere práctica para dominarlo y hacerlo con belleza. Todo cuerpo humano cuenta con lo necesario para llegar a hacer del atletismo un arte; sin embargo, requiere de entrenamiento, práctica, y correcciones. Para que nuestros músculos se acostumbren a hacer ciertos movimientos cuando corren, es necesario practicarlos cuando no estamos corriendo, para esto contamos con decenas de ejercicios técnicos para el atletismo. Es recomendable llevar a cabo ejercicios técnicos unas tres veces por semana, aunque depende también del estado actual del atleta. Posiblemente requieras de más días a la semana, o quizá con dos sea más que suficiente. Cualquiera que sea el caso, para correr más y más rápido es imperativo pulir nuestra técnica para hacer de nuestra carrera un conjunto de movimientos eficientes que nos permitan ir más rápido con menos o la misma cantidad de esfuerzo.

  1. USAR EL CALZADO CORRECTO

Para que nuestro cuerpo se sienta más a gusto y le sea más sencillo moverse de la forma adecuada sin molestias, es necesario elegir el calzado que más nos acomode y que además nos permite conservar nuestra forma natural de correr. Un factor a tomar en cuenta, y que muchas veces algunos corredores pasan por alto es nuestro peso y su relación con la cantidad de amortiguación que tengan nuestros tenis. Si el atleta es grande y tiene un peso por arriba del promedio es muy probable que requiera de un calzado que amortigüe más cada pisada, porque de no ser así, lo más probable que es que a la larga surjan lesiones. La tendencia es buscar tenis y marcas basadas en el Natural Running, básicamente tener la sensación de correr descalzo (como hacían nuestros antepasados muy lejanos…) pero protegiendo el cuerpo de las superficies duras. Una de las marcas más evolucionadas es la sueca Salming. Para ellos el tenis debe ser LIGERO, FLEXIBLE, PLANO (poco drop), DELGADO Y COMFORTABLE. Utilizan una tecnología que consiste en dividir sus suelas en dos partes con una línea inclinada de 75° con la intención de dotar de la flexibilidad correcta y en el lugar adecuado para que el pie pueda moverse con naturalidad sin forzar al momento de dar la pisada.

  1. MASAJES Y RECUPERACIÓN

Al igual que la alimentación y el descanso, los masajes son otro aspecto sumamente importante para poder correr más rápido durante más tiempo. Al correr los músculos sufren, se contraen más de lo normal, al igual que nuestros tendones y nuestras articulaciones, el ácido láctico se acumula. Por estas razones hay que ayudar a nuestro cuerpo a recuperar, regenerarse y sobre todo, a no acumular el estrés en nuestros músculos articulaciones y tendones. Esto se hace por medio de masajes y estiramientos. Aunque no todos cuentan con el presupuesto necesario para pagarle a un masajista o terapeuta una o dos veces por semana, existen herramientas de alta calidad diseñadas específicamente para cuidar nuestro cuerpo y hacer los masajes y ajustes nosotros mismos. Todos los accesorios que ha diseñado RAD Roller han sido creados para que todo mundo pueda acceder a todos los músculos del cuerpo. De esta forma se puede descontracturar, masajear, y ayudar a nuestro cuerpo a liberar el ácido láctico acumulad con los entrenamientos. Los masajes y las terapias ayudan a acelerar el proceso de recuperación y regeneración de nuestro cuerpo, además de quitarle el estrés acumulado, por lo que hacerlo nos permitirá progresar más rápido y con menos riesgos.

  1. TENER UN PLAN DE ENTRENAMIENTO ADECUADO

Para poder hacer una mejora continua en nuestro desempeño y más que nada a largo plazo, es indispensable contar con un buen plan de entrenamiento. Detrás de un buen plan de entrenamiento existen una gran cantidad de datos y conocimientos que aunque no son visibles, a largo plazo nos darán la oportunidad de seguir mejorando y no llegar a un estancamiento debido a sobrecargas o falta de descanso. Para correr más rápido no es necesario correr rápido todo el tiempo, al contrario, será siempre imperativo hacer sesiones a muy baja intensidad y a pasos muy tranquilos. Nuestro cuerpo necesita esos lapsos de recuperación para adaptarse y hacer una sobrecompensación para iniciar un nuevo ciclo con más fuerza y con todo el avance interiorizado. Por último, no hay que olvidar que para poder contar con un plan de entrenamiento adecuado, además de contar con un entrenador certificado, es necesario tener nuestros objetivos claros.

  1. CONSTANCIA

Por último, es necesario tomar en cuenta todos los consejos anteriores y llevarlos a cabo con la constancia necesaria para avanzar todo el tiempo (aunque sea lento pero siempre avanzando). No basta con hacerlo bien una semana o dos. Para correr rápido y poder mejorar constantemente es necesario entrenar a nuestro cuerpo y cuidarlo, para esto hay que seguir nuestros planes de entrenamiento y esforzarnos por dar continuidad. Solo así podremos mejorar y lograr nuestras metas, además de que será más sencillo que ir haciendo pausas intermitentes y recomenzando de cero cada vez. Un paso a la vez, aunque sea despacio, pero siempre un paso al frente, nunca hacia atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *